lunes, 1 de diciembre de 2008

BIOGRAFÍA BREVE DE UN ACUARELISTA AFICIONADO


Alberto Rafael de Burgos Martínez

Nace (durante la Feria de Abril de Sevilla de 1.955, el día 26).
Con 3 años, ingresó en un Colegio de Teresianas de Puertollano (Ciudad Real). De ese mismo año data una acuarela, probablemente la primera en papel y formato apropiado (A3: una ballena negra y enorme, junto a un barquito rojo pequeño, en un pastoso mar verde azulado), estúpida y lamentablemente destruida por él mismo, adolescente, despreciándola por carecer de los atributos y categorías que iba descubriendo en el arte.
Hasta los 16 años, en todo el periodo escolar, desarrolló una sencilla y lúdica competencia, no tanto en la asignatura de Dibujo, como en caricaturizar a compañeros y profesores, recibiendo considerables “premios” (impactantes) y “menciones” (normalmente a familiares próximos), al ser descubiertas sus habilidades.
En la Universidad Hispalense, Historia del Arte, desde los 17 años (con más vocación por ver y admirar el Gran Arte, que por ejercitarlo), formó un interesante equipo de trabajo con dos preciosas ecijanas, Isabel y Maruja: Al desarrollarse todas las clases de Arte con proyección de diapositivas, y estando los exámenes basados en la identificación de las mismas, se dedicó a tomar rápidos y sistemáticos apuntes de las imágenes proyectadas, mientras las ecijanas anotaban las referencias y comentarios correspondientes, resultando una coordinación muy productiva y recomendable.
Pero, realmente, donde se forja su vocación artística, conquistando un estilo personal e inimitable, será durante el periodo militar, en la Legión (Tercio “Don Juan de Austria”, con sede en Fuerteventura): se pasó los 14 meses de servicio dibujando, con bolígrafo, Ches Guevaras, emblemas legionarios, “palomas dándose el pico”, desnudos femeninos, rosas, y un repertorio inagotable de temas “de buen gusto”, inmortalizados, en forma de tatuajes, sobre espaldas, brazos y pantorrillas de legionarios. Este periodo ha de considerarse definitivo en su filosofía artística.
Su consagración vendrá más tarde, en el 92, al conocer al grupo de pirad... comprometidos artistas que forman la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía.
Estos son los pilares de su arte. De aquí nace su entusiasmo, aunque también su angustia.