jueves, 4 de diciembre de 2008

EL PAISAJE II

Hasta 1985, exclusívamente buscaba paisaje natural, agreste, desconocido..., y los únicos temas arquitectónicos, algunos urbanos, con los que me atrevía eran monumentos antiguos, ermitas, castillos, iglesias, viejos puentes que, por su antigüedad, me hacían disfrutar de calma, tiempo..., ¡no sé...! Cuando volví a retomar la acuarela, en Sevilla, al integrarme en la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía en 1992, de nuevo busqué la emoción de los árboles, los monumentos, refugiándome en el Parque de Maria Luisa, Jardines de Murillo, Plaza de la Virgen de los Reyes..., ejecutados con una técnica muy formal, con un dibujo minucioso, como corresponde a quien se siente inseguro e ignorante de las muchas posibilidades que esconde el uso de acuarelas...




Con frecuencia huía al campo, Alcalá, Guillena, Gerena, en busca de naturaleza, y entendí que la misma libertad del paisaje me permitía asumir ciertas libertades técnicas...




¡Entonces, aún no comprendía, ni creo comprender todavía, las posibilidades del paisaje urbano, si bien admiro a quienes lo practican, y yo mismo me empeño en su estudio!