miércoles, 6 de junio de 2012

TALLER DE LA BUHAIRA

En los últimos martes del tiempo de calor, CALOR, se repiten dos actitudes, ya al final del Curso iniciado en Octubre de 2011: 
Una, "conservadora", buscando necesario refugio en el interior de La Buhaira, aire acondicionado...
Otra, temeraria, entre la sombra de algún ciprés, palmera o seto, cerca de uno de los estanques, en el exterior de La Buhaira, para disfrutar del colorido que la enorme luz del sol  entona...


La primera actitud está reforzada y justificada por aquello de "ya tenemos una edad...", pero presenta limitaciones, desde el punto de vista pictórico: La vibrante luz del exterior deja en penumbra la luz interior, dificultando la apreciación de valoraciones y tonos...



La segunda actitud, la temeraria, justificada por la belleza del colorido y los contrastes, tiene, cómo no, su parte negativa: Cuando llevas veinte minutos, junto al chorrito del agua, a 40º a la sombra del ciprés, palmera o seto, te importan un pimiento los colores, los contrastes, el jardín , la acuarela y el arte..., y estás deseando refugiarte en la opción A.
¡Solo  la inercia te devuelve el amor por la pintura al aire libre!