miércoles, 15 de junio de 2016

PENÚLTIMA SESIÓN DEL TALLER DE LA BUHAIRA

Ayer, Martes, 14 de Junio de 2016, nos trasladamos a pintar al Parque de María Luisa ocultándonos del calor, pero sin poder eludir a moscas y mosquitos, pesadas/pesaos, ¡formando nube en torno a nosotros, como si en su vida hubieran visto un acuarelista...!
Pintar en el Parque, en pleno Junio, implica "pintar la luz". ¿Cómo?: A base de contrastes acusados y alternancia de tonos cálidos vivos-apagados y fríos... el amante del color; (el amigo de valores estrictos lo tiene algo más fácil: claroscuro)
Pintar en el Parque, también implica prescindir de panorámicas, vistas abiertas  y temas "estructurados"... ¿Qué hacer?: Lógicamente, se pintan rincones, retazos de lo que se intuye...
Pintar en el Parque también significa "pintura acelerada": El que, allá por aquellos años, descubrió el reloj de sol, lo hizo, sin duda, en un sotobosque, lugar donde el sol se filtra por ramas y huecos entre troncos y maleza y diseña una rotación, observable en las sombras de los troncos y en las manchas de luz en el suelo. De esta forma, el Parque no es generoso con el dibujo previo ni con los detalles...