martes, 10 de junio de 2008

Iniciación a la Acuarela VI: El color

¡El color tiene leyes, pero sólo la sensibilidad del artista las descubre...!
Existen múltiples caminos para comprender el uso del color en pintura:
  1. El uso del color local como referencia: árbol, verde; tejado, anaranjado; tierra, marrón; pared, blanca; plátano, amarillo; rábano, rojo; violeta, violeta... ¡Lograr armonías que proporcionen "unidad" al tema, puede ser complicado!
  2. La intuición, esa forma de conocimiento predispuesta sólo a descubrir, nunca a imponer. Lo malo de esta vía es que, aquello que nuestra sensibilidad reconoce como válido, en muchas ocasiones es esporádico, ¿casual?, y carece de la continuidad e intencionalidad necesarias para el aprendizaje.
  3. El estudio de cartas de color: Permite conocer, básicamente, un sistema de relaciones, equilibrios, refuerzos, matices... Pero usarlas como referencia, en ocasiones, convierte la obra en un esquema repetible...
  4. El ensayo. Personalmente, es la vía que me seduce. Encuentro un tremendo encanto en las cajas de colores comerciales. Me entusiasma introducir en un tema natural pinceladas de vivo color artificial...

El ensayo, con empeño y constancia, forma la sensibilidad personal; enseña a traducir lo que vemos en color. Pero no conviene esperar a tener delante un tema que pintar; el ensayo con el color debe ser una práctica habitual de aprendizaje. Usando la teoría del color como punto de partida, conviene experimentar, sobre pequeños cuadernos, con las posibilidades de nuestras cajas comerciales y paletas, hasta que la paleta se transforme en nuestra primera y esencial obra de arte, que cambie con nuestra intención, elecciones temáticas, carácter, ánimo y convivencia...

¡He aquí algunos de estos ensayos de color, sin mayor afán que gozar con sus tímbres y armónicos!





A pesar de lo dicho, a la persona que empieza le recomiendo el ensayo tonal, similar al expuesto en este blog el jueves, 22 de mayo de 2008. En esas aproximaciones tonales es donde mejor se descubre el valor del color en una obra...
Pero no os privéis del ensayo "a lo bestia", "a lo niño chico"; ¡veréis qué guay!



jueves, 5 de junio de 2008

Iniciación a la Acuarela V: Formatos

La elección del formato adecuado en acuarela es un factor que puede proporcionar elegancia, interés y novedad al tema, dada la integración que adquieren papel y obra, por la transparencia de la técnica.

No considero recomendable establecer normas al respecto; pero, la persona que se inicia debe aprender a diseñar, sobre el soporte base, el formato que mejor potencie los valores de cada tema elegido.



El formato no es algo accidental o superfluo. No se debe pintar sobre el papel, tal como lo sirve el comercio de materiales artísticos... Se debe pintar sobre la imaginación y, acabada la obra, se puede intentar reproducir sobre el papel, adecuándolo, adaptándolo...

Robert A. Wade


Paul Klee


Gerda Mentens


martes, 3 de junio de 2008

Iniciación a la Acuarela IV: Temas


En lo personal, tengo que declararme amante de la pintura directa del natural, pues en ella encuentro la satisfacción de aprender de forma continua, frente al reto de sintetizar lo inabarcable... Considero la pintura del natural como el mejor maestro para el artista.
En este ámbito, es posible señalar un repertorio inagotable de posibilidades, si bien la tradición ha estandarizado dos grandes campos:
  • la pintura "al aire libre", con unas condiciones efímeras de luz, donde cuenta mucho la destreza, rapidez, dotes de observación, recursos, retentiva..., capacidad de divertirse y vivir lo que se pinta... : bosques, jardines, paisajes abiertos, montaña, marinas, paisaje urbano, paisaje rural... Para aprender, se puede volver a retomar el motivo varios días a la misma hora, siempre que persistan las mismas condiciones de luz...



  • y la pintura "de interiores", con luz más duradera, natural..., o luz permanente, artificial, muy efectiva en el retrato, pero desaconsejable, por la dureza de las formas que genera... Sin embargo, para aprender, facilita mucho la observación...


Sin embargo, el aprendiz de artista no debe desechar ninguna posibilidad temática: ni especializarse, ni retraerse ante los posibles retos...: abstracción, expresión, evocación, síntesis, forma, línea..., todo debe intentarse, todo debe apreciarse, para ganar confianza y conocimiento, si bien a costa de menor destreza...


(No obstante, hay artistas que se empeñan en adquirir destrezas concretas, a fuerza de repetir un mismo tema hasta "dominarlo"; pero sus obras se advierten más frías, mecánicas, previsibles...).